7 Trucos para aumentar la confianza en sí mismo

7 Trucos para aumentar la confianza en sí mismo

En su forma más básica, la confianza es saber en qué eres bueno. Es saber el valor que aportas y transmitir ese valor a los demás. Pero no cometas el error de confundir esto con la arrogancia, que implica creer que eres mejor que los demás. En el otro extremo del espectro, está la baja autoestima, que implica creer que eres menos valioso de lo que crees.

Construir la confianza en uno mismo es apuntar al camino del medio
sin ir demasiado lejos.

Ya sea en la vida personal, en la carrera o en los escenarios sociales, la confianza es algo que todo el mundo necesita en cualquier situación. Es la forma en que las personas de éxito superan los obstáculos diarios. Pero no se produce por accidente. En todo caso, viene de la práctica repetida y de pequeños éxitos que luego se convierten en logros mayores.

El secreto para construir la confianza es incluirla en tu vida como un hábito. Puede ser difícil porque la gente tiende naturalmente a caer en viejos hábitos y se siente insegura de asumir uno nuevo. Pero no es en absoluto imposible. Incluso tener poca confianza es un hábito en sí mismo. Por lo tanto, la única manera de adquirir más confianza es crearla como un hábito y luego sentirse cómodo con ella.

Esta formación de hábitos implica hacer cambios, adoptar nuevos comportamientos y lleva tiempo y energía. Al mismo tiempo, el proceso también implica romper con los viejos hábitos y desarrollar otros nuevos y productivos.

La opinión de los expertos es que la mejor manera de hacerlo es empezar por algo pequeño. Esto hace que cualquier tarea parezca fácil de manejar. Así que eche un vistazo a estos siete trucos que le proponemos para empezar.

Índice

    Vestir bien aumenta tu confianza

    Gran parte de lo que sientes por ti mismo se refleja en tu apariencia. Y un gran porcentaje de cómo le perciben los demás también proviene de su lenguaje corporal. Esto incluye la postura, los gestos, las expresiones faciales y el movimiento de los ojos.

    Por eso es importante cuidar la forma de vestir ante los demás. No se trata de impresionar a los demás, sino de sentirse bien con uno mismo. Cuando sabes que te ves bien, acabas sintiéndote bien contigo mismo también. Vestir bien es mucho más que llevar la ropa más moderna. Se trata de tener un aspecto elegante y sentirse seguro de sí mismo con una postura confiada en cualquier situación. Cuando se combina, todo el conjunto envía un mensaje positivo a los que te rodean.

    La opinión de los expertos afirma que existe una correlación directa entre lo que llevas puesto y lo que se piensa de tu potencial. Estar bien vestido es una forma poderosa de aumentar la confianza en uno mismo. Este pequeño esfuerzo da para mucho y, a medida que notes la diferencia, podrás llevar tu confianza a otras áreas de tu vida también.

    Piensa en positivo

    Cuando la vida se pone difícil, es estupendo buscar el consejo de otras personas de tu entorno. Pero quizás la mejor persona que puede aconsejarte eres tú. Para muchas personas, la forma natural de aliviar la ansiedad es hablar con uno mismo. Pero es la forma en que te hablas a ti mismo durante esta charla de ánimo lo que marca la verdadera diferencia.

    Hay un enfoque doble para esto. En primer lugar, ten pensamientos positivos y acompáñalos de afirmaciones positivas. En segundo lugar, elimina cualquier pensamiento negativo que te retenga.

    Muchas de tus emociones vienen determinadas por la forma en que te hablas a ti mismo a lo largo del día. Si no te hablas a ti mismo de forma deliberada y consciente de manera positiva, empezarás a pensar en las cosas que te hacen infeliz, disminuyen tu confianza y te hacen preocuparte. La mayoría de las personas tienen estos patrones de pensamiento automático que son negativos. A veces, estos negativos están tan arraigados que puede ser difícil cambiarlos sin conciencia y esfuerzo.

    No hay duda de que el uso de afirmaciones positivas aprovecha el pensamiento positivo.

    Las afirmaciones positivas que te repites a ti mismo pueden ayudarte a desafiar y superar los pensamientos negativos que te sabotean. Si se siente escéptico sobre el uso de afirmaciones positivas, piénselo de otra manera.

    Al igual que el ejercicio regular ayuda a mejorar la salud física, las afirmaciones positivas pueden hacer lo mismo con la mente y la perspectiva.

    No pensar tanto

    Muchas personas tienden a pensar y analizar demasiado las situaciones. Esto significa que cuando tienen una gran idea, o experimentan algún tipo de inspiración, en lugar de actuar sobre ella, empiezan a desglosarla poco a poco. Sin embargo, esto mata la inspiración.

    Una vez que empiezas a dudar de tu propia inspiración, será muy difícil que la idea se materialice. Piensa en alguna ocasión en la que hayas tenido una gran idea, pero no la hayas expresado. Y como no lo hiciste al instante, tu cerebro encontró una razón aparentemente mejor para acallarte.

    Este tipo de cuestionamiento de cada uno de tus movimientos es quizá el mayor asesino de la confianza en ti mismo. Mantén tus dudas a raya y haz un chequeo de la realidad de todas las dudas que tengas. No es que cada decisión tenga que ser rápida y sin pensar, pero si eres indeciso en la mayoría de tus elecciones, eso hará que disminuya tu confianza en ti mismo. Además, pensar demasiado lleva a la negatividad. Tiene la tendencia a tergiversar las cosas, presentándolas para que parezcan mucho peores de lo que realmente son.

    No le des tantas vueltas al asunto!!!

    Limita las redes sociales

    Una de las cosas que más dañan la confianza es el instinto de comparar tu vida con la de otras personas. Y se han realizado suficientes investigaciones para establecer que las redes sociales fomentan este comportamiento. De hecho, las investigaciones demuestran que cerca del 60% de las personas afirman haber visto afectada su confianza a causa de las redes sociales. Estas comparaciones de la satisfacción de otras personas alimentan las inseguridades personales.

    Con las redes sociales, se establecen estándares imposibles por parte de las personas que curan sus vidas y muestran sólo los momentos más envidiables de su vida. Estas imágenes perfectas se convierten en la causa de la angustia de muchas otras personas, que ven mermados sus niveles de confianza.

    Las comparaciones que se hacen en estas plataformas suelen dejar a los usuarios inseguros, como si no fueran capaces de estar a la altura de los demás.

    Si antes esta comparación se hacía en reuniones familiares o en la oficina, ahora se hace lo mismo a través de las redes sociales en representaciones perfectamente elaboradas y debidamente exageradas de la vida de las personas. La manera perfecta de reventar la confianza de cualquiera.

    Contextualiza tu miedo

    Todo el mundo tiene miedos, pero las personas seguras de sí mismas saben que tienen que actuar a pesar de sus miedos. Estos miedos pueden minimizarse si los pones en el contexto adecuado y sigues adelante. Cuando te enfrentas a tus miedos, desarrollas resiliencia y confianza en diferentes facetas de la vida.

    Para la mayoría de la gente, es el miedo lo que les impide tener confianza en sí mismos, más que cualquier otro factor. La mayoría de las personas se ven frenadas por su miedo al fracaso.  Este miedo paraliza a la mayoría en la inacción, lo que, una vez más, afecta a la confianza del individuo. Te restringe a tu zona de confort y te hace evitar correr riesgos. En su falta de confianza en sí mismo, es más probable que se menosprecie a sí mismo y asuma que todos los demás ya saben lo que usted sabe.

    A nadie le gusta fracasar, pero la forma en que las personas manejan el miedo varía. Por ejemplo, las personas seguras de sí mismas nunca dejan que la idea del fracaso se imponga a su idea del éxito. No dejan.

    Trabaja duro

    Hacer ejercicio es una forma estupenda de mejorar la salud, pero ¿cómo encaja eso exactamente con el aumento de los niveles de confianza? Pues de varias maneras.

    Para empezar, cuando te sientes mejor físicamente, también empiezas a sentir lo mismo mentalmente. La mejora de la salud te permite afrontar más retos y te da la resistencia necesaria para superar más obstáculos.  La combinación de la mejora de la salud física y mental también puede ayudarte a establecer una actitud positiva que te prepare para asumir más objetivos personales.

    Cuando las personas con problemas de imagen corporal recurren al ejercicio, experimentan una mejora en su aspecto. A medida que su imagen corporal mejora, esto también hace mella en sus otras perspectivas. Mientras que antes no estaban contentos con su aspecto, o con los que les rodean, ahora pueden sentir el cambio tanto en el exterior como en el interior. Cuando empiezas a sentirte bien con tus logros, toda tu percepción cambia también.

    Alcanzar pequeños logros que lleven a otros más ambiciosos produce una sensación de logro que es un gran peldaño para aumentar la confianza.

    Medita

    La idea de la meditación puede parecer contraria a la lógica después de mencionar el ejercicio, ya que el ejercicio te hace liberar endorfinas, mientras que la meditación tiene como objetivo relajar y calmar la mente.

    Dicho esto, la meditación es una gran herramienta para inspeccionar tus pensamientos internos. Después de una buena sesión, tu fe en tus capacidades puede reafirmarse y ayudarte a superar cualquier duda. La investigación ha establecido que la práctica de la meditación puede ayudar a detener la autoconversación negativa. Es esta autoconversación negativa la que suele estar detrás de la falta de confianza en uno mismo.

    Sin embargo, cuando meditas, la práctica entrena a tu cerebro para que se desvincule del continuo parloteo mental dentro de tu cabeza.  Este parloteo mental suele ser también la fuente que te impide mostrar todo tu potencial. Tu mente está tan atrapada en el debate consigo misma que te impide tomar medidas reales sobre las cosas que te molestan. Pero la meditación hace que te des cuenta de que no tienes que escuchar la voz de tu cabeza en todo momento, y especialmente cuando se centra en lo negativo.

    Cuando meditas, puedes silenciar a tu crítico interior para que pase a un segundo plano y se calme. En su lugar, cambia esa autoconversación negativa por pensamientos positivos para recuperar la confianza en ti mismo. Aunque meditar no significa controlar todos tus pensamientos, sí implica reducir el control que tus pensamientos tienen sobre ti. Por ejemplo, si empiezas a dudar de tus capacidades, de tu valor como persona o incluso de tu aspecto, tu confianza en ti mismo caerá en picado. En pocas palabras, estos pensamientos hacen que te sientas mal contigo mismo.

    Conclusión.

    Construir la confianza requiere tiempo y esfuerzo. Es algo difícil de mantener porque puede ser aplastada fácilmente en cualquier momento.  Aunque algunas personas lo hacen parecer fácil y natural, incluso su nivel de confianza es el resultado de comportamientos aprendidos.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir